viernes, 24 de junio de 2016

Al...... Alpes

Al...... Alpes.


Los que tenéis hijos sabéis de las fases en la relación con sus padres, desde le época que son sus héroes hasta que a partir de la adolescencia empiezan a "pasar" de sus progenitores. Al, mi hijo, no es una excepción aunque compartimos afición por las motos, la vivimos de forma diversa.

Ese compartir afición se limitaba a que sucesivamente se "apoderaba" de mis distintos scooters subiendo cilindrada según la edad, los cuales al poco tiempo cambiaba por ruidosas y reformadas motos de super motard, de imposible ITV. También nos hemos sentado juntos a ver carreras......

Desde joven a parte de las facetas sport de las motos siempre me han interesado los viajes, en esas épocas no era habitual, y aunque no os lo creáis (modo ironía) no existían BMW GS en las carreteras.... Este blog contiene solo los últimos años de mi actividad viajera, de la cual estoy especialmente orgulloso (perdonareis la pedancia). Sin embargo Al no ha verbalizado admiración por mis "aventuras", lo cual no quiere decir que no sea así. Los hijos ya se sabe.....Por lo que yo hasta ahora lo he interpretado como falta de interés por esa actividad... Los padres ya se sabe.........

No hace muchas semanas Al estaba metido en el proceso de sacar su ultimo carnet de moto, el que no tiene ya limitaciones, me he perdido con tantas clases y subclases. Sin venir a cuento me suelta que podríamos ir juntos a Cabo Norte !!!!. En ese momento se disparan todas mis fantasías, que empecé a construir en mi regreso de Cabo Norte cuando coincidí con padre e hijo viajando en sendas BMW, pero que habían quedado arrinconadas en un rincón de mi cerebro.....A partir de ese momento no ha habido día que no haya pensado o visualizado mentalmente este viaje.

¿por que no Cabo Norte y si Alpes ?. Básicamente por tres razones, tiempo, economía y experiencia. No se puede empezar la casa por el tejado..., primero viajes y después el Gran Viaje en mayúsculas, todo llegará.......

Manos a la obra:

Se necesitan dos pilotos, ya los tenemos..., con cierta experiencia..., ufff aquí hay que trabajar el tema.....
Dos motos, también las tenemos.....una muy adaptada R1200RT y una no tan adecuada K75, que no obstante ya ha hecho viajes de este calado....
Días de vacaciones... los tenemos, yo autónomo algo mas caros que los normales...aggg.
Y presupuesto....justo, pero lo tenemos...., o mejor dicho en singular... jajaja (los padres ya se sabe...)

Pocos días después de poseer el carnet que lo habilitaba empezamos las practicas de moto "gorda". Empiezan estas con la K que es menos pesada y más lineal, enseguida se hace con ella. Pero es con la RT cuando veo que su potencial motero explota...., lo veo desde atrás trazar con decisión, acelerar cuando hay que hacerlo, y frenar en el momento justo....Deben ser los genes..., jajaja, de varias generaciones, sus abuelos ya eran aficionados al motor pero en la posguerra se era motero por obligación los coches eran prohibitivos. Cuando se prueba el solomillo ya no se quieren hamburguesas, así que creo que mucha K voy a tener que chupar......

Los preparativos y días previos:

Pongo en marcha todo mi minucioso ritual de preparación de rutas para el navegador, impresión de mapas, cables y cargadores, incorporo en este viaje GoPro, cómo con todos los avances técnicos siempre me resisto un tiempo pero acabo incorporándolos. Mención especial a lo practico de los intercomunicadores moto a moto.
Las motos a punto. Cambio de neumáticos para la K, lo dudé, pero menos mal ya que en las condiciones que nos encontramos hubiera sido una temeridad ir con estos justos. En la RT la revisión pertinente por kms.

En cuanto a la ruta podría haber aprovechado las  etapas que hice hace solo unos pocos meses, pero al ir con mi hijo, disponer de algún día más y llevar a la pequeña K, me decidieron a ir hasta Génova en ferry al igual que hice hace unos años cuando llevé también a la K. Te ahorras aburridas autopistas, desgaste mecánico y físico, y económicamente no debe ser muy lesivo teniendo en cuenta los caros peajes y gasolina consumida.  Llegas fresco al pie de los Alpes....

El viaje:

Nada más llegar a embarcar en Barcelona, nos sorprende el gran numero de motos dispuestas a realizar el trayecto, la mayoría BMW's y de estas la mayoría GS's. Aunque algunas estaban de regreso a sus países las más tenían el mismo destino que nosotros. Se nota que hay ganas de Alpes, algunas de estas nos las hemos ido encontrando en el viaje.....



Pese a las 18 horas de travesía estas pasan rápidas, dos partidos de fútbol de la Eurocopa con valor añadido en el bar, uno de Italia otro de España, Al es muy futbolero, y al camarote....Te despiertas entrando  en Génova. Acabar o empezar un viaje en barco tiene un punto melancólico...., o seré o yo?



Contra pronóstico empezamos con buen tiempo. No podemos resistirnos a hacer una parada en el bello lago Iseo. Al reemprender la marcha se funde una lámpara de la RT, debe ser esta latitud, lo mismo me ocurrió en el anterior viaje por esta zona.  Paramos en un sencillo pero agradable restaurante de carretera donde desde la terraza vemos pasar motos hacia el norte, a las montañas, mientras damos cuenta de nuestros preceptivos platos de pasta. Todo muy agradable. Después de reponer fuerzas compro en la gasolinera cercana la lámpara y la cambio sin muchas complicaciones, lo cual ya es meritorio en el recóndito carenado de la RT. 



Nos acercamos a las montañas y las previsión se cumple, empieza a llover, nos equipamos. Lo hace con intensidad y a veces torrencialmente. Decidimos parar a los pies del Gavia, en esas condiciones no podemos seguir, el plan era subirlo y después el Stelvio, para llegar a dormir a Pratto allo Stelvio.

En Temú buscamos refugio en una cafetería para replantear el plan. Entramos totalmente empapados chorreando agua a nuestro paso, la propietaria muy discreta nos mira y mira sus asientos con cojines, intentamos minimizar al máximo el posible daño..... Tomamos una decisión, no continuamos. Anulo con una baja penalización el hotel reservado en Pratto allo Stelvio, empiezo a ver en Booking opciones, Al mas acertado y pragmático, como siempre, observa que el local también es hotel, así que propone preguntar a la discreta señora que por el módico precio de dos capuchinos tendrá que fregar toda la cafetería, si dispone de habitaciones, y claro que si!!!. No solo estamos solos en el hotel, diría que en todo el pueblo, que será un hervidero en invierno ya que tiene dos estaciones de ski en sus alrededores.


Nada mas concertar la económica  reserva del hotel para de llover !!!!. No obstante creemos que es lo correcto, para subir el Gavia y el Stelvio es mejor hacerlo fresco.

Paseo por el bonito y desierto pueblo, nos acercamos al único local que parece que hay vida, una agradable  pizzeria con acertada decoración de montaña. Cena relajante con sabrosas e inmensas pizzas. Al hotel, otro partido de fútbol, Al no perdona,  dormir y a ver mañana que tal..... 


Subida al Gavia y........

Ya desayunando vemos por los ventanales que empieza a llover....
A los pocos kilómetros debemos ponernos el equipo de lluvia, que consiste en solo parte superior plástica, pecho y manos son muy sensibles a la humedad y el frío, la cordura de las piernas aguanta bien y se seca rápidamente con el aire en cuanto deja de llover, y cubre guantes impermeables, esto último es muy práctico, mucha gente los desestima, lo que te obliga a llevar muchos pares de guantes que no acaban de secarse en todo el viaje. Os habla la experiencia de muchos kilómetros y días bajo la lluvia....



Las adversas condiciones no quitan belleza a la subida del Gavia por el lado Sur, después de unos cuantos tornatis convencionales la carretera se estrecha hasta el mínimo para un coche, a la vez que se adentra en un frondoso bosque que incluso minimiza la lluvia. Los tornatis se suceden cada vez mas sinuosos. Nos cruzamos con un grupo de motos que con indicaciones nos dicen que mas arriba está cortado y en sus caras se refleja la expresión de "la que hay por allí arriba", pero en eso Al es como yo y decimos: "eso tengo que verlo yo, a ver si es tanto"... Cuando por efecto de la altura desaparece la vegetación la lluvia es mas persistente, el asfalto empeora. Pero lo peor está por llegar. Nieve!!!. ya no la que hace rato nos cae, si no la que esta cuajando en el asfalto. Voy delante con la K, sin calienta puños, los dedos helados y veo como mi rueda trasera empieza a derrapar en la nieve que se acumula..... Paramos y parlamentamos sin bajarnos desde los intercomunicadores. Dudo si seguir adelante, busco la aquiescencia de Al, le informo de que el navegador marca 14 kms hasta la cima, y dice "adelante hasta donde podamos" ese es ¡¡mi niño!! ......Unas pocas curvas mas adelante la nieve en el asfalto desaparece y a los pocos kms, mucho antes de lo previsto aparece entre la niebla la silueta del indicador de la cima del Gavia... Grito dentro del casco ¡¡conseguido!!


Los 14 kms eran hasta la población de Santa Caterina en la base de la vertiente Norte.

Nos hacemos las fotos de rigor, pensando en nuestra heroicidad, cuando veo que alguien a mi espalda me dice si le hago una foto, me giro y es un ciclista sin equipo de lluvia con maillot y pantalón corto... ufff, le digo de corazón tu si que eres un valiente!!.....

En la cima coincidimos con dos moteros suecos, uno de ellos habla español, le pregunto el porqué y contesta por dos veces  con orgullo y una sonrisa "soy sueco"...., al final nos aclara que vivió hace años en Bolivia. Con ellos comentamos el indicador que hay en mitad de la carretera para el descenso en el cual indica que la ruta 28 esta cortada, en nuestras indicaciones tenemos la 29 para llegar a Bormio camino del Stelvio. Indicaciones y numeración de carreteras confusas, y aunque un italiano nos indico que no se podía subir al Stelvio por esta cara lo vamos a intentar, y los suecos se apuntan....

Descendemos con muy bajas temperaturas, la RT llega a marca 1 grado y me costa que marca siempre de más. Agradezco la perdida de altura y ganancia de temperatura. En Santa Caterina nos encontramos con la carretera barrada con vallas infranqueables. De este pueblo solo se tiene ahora la posibilidad para salir o llegar haciendo el Gavia, y nosotros solo nos queda esa opción, volver a subir y volver a bajar por el mismo camino..., dos descensos y dos subidas en el mismo día.

Subimos y descendemos. Hasta en las actividades más peligrosas la práctica mejora la percepción. Cerca de Ponte de Legno, con lluvia constante, nos detenemos para entrar en calor con un capuchino y parlamentar. A mi me costaba renunciar al Stelvio más por Al que por mi, él argumenta que ese será un motivo para volver. Además la vuelta que hay que hacer hacia el Este es inmensa y nada nos garantiza que podamos subir, es más las informaciones que recibo de las redes sociales indican lo contrario. Y de hacerlo deberíamos renunciar al próximo hotel reservado en Andermatt, y en ese caso la penalización no es despreciable.




Así que buscamos las mejor ruta hacia Andermatt sin renunciar a algún un puerto si las condiciones lo permiten. 

La ciudad con el curioso nombre de Tirano es la última de Italia donde comemos lo que podemos ya que es algo avanzada la hora para sus costumbre.

Pasamos por puertos menores con tornatis interesantes. Mencionar las continuas obras en las carreteras con semáforos de paso alterno. Los Suizos tiene un país preciosos  pero de clima duro, lo que destroza sus carreteras, en cuanto remite el invierno tienen que repararlas. Es una paradoja que tienen muy buenas carreteras pero no pueden disfrutarlas porqué siempre están en obras....

Pasamos por pueblecitos de ensueño, con ferrocarriles por todos los lados, en algunos la montaña y el lago (siempre hay un lago) hacen tan estrecho el pueblo que el tren pasa por la misma calle principal y carretera con el peligro que para las motos significan carriles longitudinales, aunque todo muy bien señalizado, faltaría mas esto es Suiza!!!


Sin apenas lluvia llegamos a Saint Moritz, un auténtico cromo de colores pastel. Renunciando a algunos puertos subimos hacia el norte donde si que nos espera uno de los famosos pass, el Oberalpass. Las subida tiene unos tornatis peligrosos, en los cuales dudas si ir por el resbaladizo y húmedo asfalto original muy pulido o por las zonas excesivamente rayadas para las estrechas ruedas de una moto. Casi al final  pierde todo el interés en una larga subida moderada que da a una explanada de lo mas sosa. Pero ahí esta el indicador para la foto testigo. Después de un lago y unos poco kilómetros, la carretera se precipita vertiginosamente hacia Andermatt, grandes tornatis de buen asfalto con paisaje de montañas y prados de grandes extensiones, que invitan a dejar correr a la moto sin excesiva tracción motor, como si de esquiar se tratara. Posiblemente una de las carreteras que más he disfrutado y más he sufrido, ya que la anterior vez que pasé por aquí la niebla era tan intensa que no podía ver mas allá que unos pocos metros de la cúpula del carenado.



Y por fin llegamos a Andermatt, no tenemos ni que entrar en el pueblo, en el ultimo tornati de descenso esta nuestro hotel o mejor dicho B&B. Allí nos recibe la simpática y eficiente Belinda, como veréis. También salen a recibirnos su gato y su perro, ahhh y también su marido aunque este nos hace menos caso que los animales....jajaja. Venimos hambrientos, pero eso un domingo a la siete de la tarde en Suiza puede ser un gran problema. Pero Belinda se ofrece a llamar para que nos traigan unas pizzas, pero oh horror !!! no contestan parece ser que igual ya no trabajan. No obstante insiste y "manda" a su marido que vaya a pie a ver si consigue algo, este como paseando al perro lo veo salir de la casa, la verdad es que ahora ya no lo veo tan soso...jajaja, y mucho menos cuando nos informa Belinda que ha conseguido la pizza y viene de regreso....



Ya tenemos montada una velada de pizza y fútbol, que más se puede pedir a la vida después de una agotadora jornada de kilómetros, agua, nieve y frío.....

Mañana veremos......

Lo primero que hago al despertarme es mirar por la ventana, la luz me ciega...., sol por fin!! Desayunamos rápido y salimos. Nos proponemos hacer la ruta prevista pero al revés ya que los pass mas míticos son los últimos y no queremos tentar a la suerte. Andermatt por lado Sur tiene un gran acantilado que conduce hasta Airolo  al pie de la subida para San Gottardo. Allí llegamos después de bajar unos inmensos tornatis llenos de trafico y obras, y atravesar un sofocante túnel de 17 km donde el termómetro llegó a marcar 37 grados, los largos túneles no son buenos para ir en moto. Lo mejor con buen tiempo es subir por la ruta de la pista Tremola, que es la primera carretera que subía hasta el Ospizio, está construida en su mayoría de pavés de adoquines, que si bien resiste el efecto del agua y el hielo, es extremadamente peligrosa para motos y ciclistas con humedad. Por suerte hoy era el día ideal, ni niebla, que me imposibilito encontrarla la última vez, ni lluvia. Así que para arriba con el único riesgo de perder algún tornillo. Disfruté tanto del paisaje parando, haciendo fotos, el hecho de ir con mi hijo que realmente me pareció muy corta la ruta, y no lo es......








 El Furkapass, tiene mas interés su vertiente Oeste que te lleva hasta el valle para ascender al Grimsel, ya que permite desde la zona de Balvedere ver casi todo el descenso por completo. Además de disfrutar del paisaje también teníamos que procurar por el sustento, y la verdad es que en Suiza no es barato ni fácil comer. Una vez en la cima del Grimsel decidimos comer a escasos metros de la moto oxidada icono del lugar y como era de esperar comimos poco y caro, en un restaurante solitario. Para nuestro disgusto a dos curvas e allí había otro establecimiento con una terraza concurrida de moteros que sin duda hubiera sido mejor en todo los sentidos...






Sin tiempo para pensar ya estábamos en la espectacular bajada que pasa por las dos presas de aguas verdes, que en este caso estaban casi vacías, seguramente esperando al deshielo de la gran cantidad de nieve que aun acumulan las cimas. 

Ya en el valle tomamos camino de Interlaken. Por primera vez en Suiza nos encontramos con un larga y recta carretera, pero aquí incluso las rectas son bonitas!!!. Campos salpicados de granjas, prados combinando verdes y vivos colores de las flores silvestres. Como el nombre de la ciudad indica está entre dos lagos, nosotros bordeamos el de más al Este. La carretera de la orilla Sur no tiene mucho interés. Hacemos una parada en el extremo Oeste del lago en una pequeña población, el ambiente en la orilla es de relax total,  gente paseando sus perros, bancos para admirar el lago, un cisne con su cría.... Lo que observamos  desde una terraza degustando dos enorme capuchinos. Mi hijo me incita a fantasear con mi proyecto de jubilación, en el cual me veo con T, mi mujer, su madre, viajando sin prisas en una autocaravana por toda Europa. Durante todo el viaje tanto yo como Al hemos tenido presente a T, constantemente decíamos esto o aquello le gustaría. Mentalmente me veía con ella de aquí unos años recorriendo estos paisajes sin mirar el calendario, sin fecha de vuelta, parando en alguno de los pintorescos pueblos de la orilla Norte para pasar unos días recorriendo en bicicleta o a pie los alrededores......



Para cerrar el día nos esperaba una grata sorpresa, el Sustenpass, no es de los que haya oído hablar, pero amigos hay que elevarlo a la categoría de los grandes. El ascenso con muy buena carretera se hace entre macizos de montañas rocosas en las que parecen que las nubes se posan a descansar, y cumbres nevadas al otro lado. En cada tortani te daban ganas de parar a fotografiar. La cumbre no tiene nada de interés, pero el descenso es de los que me gustan, desde el principio ves todo el recorrido retorcido de la carretera serpenteando hasta  el valle, por el cual discurren caminos y la inevitable vía ferroviaria. Debe ser como ya he dicho anteriormente que me gustan más los descensos, la sensación de dejar correr la moto, notar la acción de los frenos y suspensiones, es como descender esquinado, actividad que añoro y que por motivos de una lesión ya no practico, siendo esto un sucedáneo, supongo.....









De vuelta en Andermatt aunque es muy temprano nos proponeos cenar, antes de regresar a nuestro acogedor B&B. No hay muchas opciones y acabamos en el que más garantías nos ofrece aunque también parece ser el más caro dada su impresionante fachada y decoración interior de madera. Como siempre comida normal, precio anormal... A la hora de pagar el problema es con las tarjetas de crédito. Dicen no poder cobrar ya que parece ser que en toda Suiza hay un problema de comunicaciones y durante unas horas no funcionan las líneas.  A mi que ya estoy muy resabiado con la vida me cuesta creer esa historia. Al más paciente y crédulo me recrimina mi actitud, siendo este el episodio de mayor tensión generacional de todo el viaje. Nuestra diferencia de edad simplificada es de 1 a 2 y este debe ser el punto del relevo, es decir  a partir de ahora la mayoría de las veces él será quien tenga la razón y lleve la iniciativa. Y así fue, más adelante comprobamos la veracidad de la historia . No solo eso si no que yo intenté sacar dinero de un cajero con mis exclusivas tarjetas de crédito "premiun" y no pude...agggg. Al con una modesta "targeta jove" de débito sacó y nos sacó de lo que tenía pinta de ser un problema....







Fútbol y a dormir.....

El regreso.....

Después de despedirnos de la encantadora Belinda con la promesa de que posiblemente volveremos, eso siempre se dice y pocas veces se cumple, pero en esta ocasión hay más posibilidades ya que los Alpes tienen muchas curvas por descubrir o repetir  y Andermatt es un buen punto como base.

Cruzamos el largo y sofocante túnel de San Gottardo, nos quedan casi 1.200 km por delante. El plan era hacer noche cuando ya no pudiéramos más, pero yo en mi fuero interno sabia que Al podía aguantar. Vamos cambiando de moto, como en todo el viaje hemos hecho, eso mitiga la fatiga al no mantener una sola posición durante tantas horas...  

Cuando estamos seguros de llegar se lo comunicamos a T, que nos está esperando con una cena sobre las once de noche..... Nosotros cansados y ella tranquila por tenernos de vuelta y bien. Desde que planeábamos el viaje este era el momento que más esperaba T.

Espero volver a viajar en moto con Al, pero después de su bautizo de gran ruta es muy posible que sea él que me lleve a mi......



sábado, 3 de octubre de 2015

Un paseo por las nubes... Los Alpes.



Tengo los oídos taponados, es algo molesto, debe ser la altura. El cielo está nublado, plomizo, amenaza lluvia. No obstante no voy a dejar que estas circunstancias me jodan lo que llevo planificando hace muchos días y que me ha llevado a más de 1.000 km de mi casa. Así que tiro el cuerpo hacia delante apoyando el peso en el tren delantero, flexiono ligeramente los brazos, con la rodilla derecha apunto al vértice de un ángulo  imaginario donde ya casi se acaba el asfalto para mi vista, con decisión acelero , ese punto imaginario se acerca rápidamente, quizás demasiado, toco levemente el freno, lo suelto dejando libremente correr los más de doscientos kilos de acero aluminio y plásticos de la maquina, mas los míos que no son pocos…  Ya estoy dentro de la curva mantengo el tronco fuera del carenado para compensar la inercias, el asfalto es bueno, se acaba la curva, balanceo en cuerpo hacia el otro lado e inmediatamente recobro la vertical. Ahora rodillas apretadas contra el depósito, engrano una marcha y acelero bruscamente hasta llevar las revoluciones casi al límite, otra marcha mas, y otra…..uffff, como se acerca esa curva!!!, bajar marcha, rodilla izquierda para afuera, bajar otra marcha, acelero ligeramente, toque de freno, dejar correr la moto con el cuerpo salido, levantarse, mirar hacia delante, y siempre sin fallar hay….¡otra curva!….. Dentro del casco grito "woooohhhhh". Para esto venimos los moteros a Los Alpes.

Lo que habéis leído alguna de mis crónicas ya conoceréis a T, mi mujer, desde muy jóvenes hemos recorrido muchas ciudades y países en moto, ahora aún lo hace pero es más selectiva con los destinos y sobre todo con las circunstancias. Así que 3.000 km en cuatro días y miles de curvas no eran un plan atractivo ni para ella ni para mí como piloto. Para compensar mi ausencia ella, como en otras ocasiones, se ha planificado su salida, es justo pero caro…

Así que pintaba otra salida en Solitario. Pero las cosas cambiaron……
Me debo estar haciendo mayor, o muy mayor, en los últimos tiempos estoy saliendo más en grupo, y aunque sigo apreciando en mucho las rutas en solitario las combino con otras en grupos reducidos. (en breve publicaré en mi blog una reflexión sobre el tema)  



Os presento a mis compañeros de viaje:

M.
Un motero de los de antes, de los que la adaptación de la frase" los viejos moteros nunca mueren" encaja bien. Innumerables  "bajadas" a Jerez y Cheste . No se arruga ni con frio, ni con calor, ni con lluvia, ni con largas tiradas en kilómetros y horas.

Su historial de motos y kilómetros es amplísimo, desde ciclomotores , dos tiempos etc.  Hasta llegar al mundo BMW que es el que nos une ya que formamos parte de los enamorados de los "ladrillos voladores" . Mantenemos como clásicas nuestras  K75.

Mencionar uno de sus superpoderes  el "hipogritohuracando", los que tenemos una edad lo recordaremos de una serie de dibujos animados . Especialmente lo hace servir para animar las travesías de los túneles, llegándose a oír en los dos extremos de este por largo que sea. Y para dar instrucciones a los compañeros que pueden estar a más de 20 mts con el casco cerrado, pero que les llegan con nitidez expresiones como "tira", "ahora", "venga"  a las que todos hacemos caso ciego, con excepción de la "adelanta" en un tornati sin visibilidad para el interpelado . Pero también a veces quiere elaborar frases más complejas , para lo cual hubiera sido mejor la utilización del bluetooth ……..


JJ.
Durante años su conexión con la las dos ruedas ha sido el off road. Activista trialero y ciclista de fuera carretera, aun esta en plena forma en las dos actividades.  Como M nuestro encuentro en el mundo BMW es por los "ladrillos voladores", también es poseedor de una muy bien restaurada y mantenida K75. A esta le ha dado grandes palizas siguiendo a maquinas más potentes, pero ahora se ha desquitado con lo último de BMW, iniciándose en las grades rutas, y a buen seguro que su curriculum motero será de envidiar de aquí poco. 

El niño como le llamamos, aunque ya peina algunas, o quizás muchas, canas, tiene una especial flema a no definirse hasta que estrictamente sea necesario, tanto es así que su cuerpo está programado para dar emoción a los días previos, que le mantuvieron con fiebre. Al final las ganas pudieron a la biología. No obstante su cuerpo no lo iba a poner fácil y le brindó una nueva molestia que forma parte del secreto médico, que nos llevo a una divertida ruta farmacéutica……..


G.
Yo. como que está feo hablar de uno mismo, y aquí mismo en este blog está casi toda mi historia motera solo tiene que echarle un vistazo……

Las maquinas:

K1200LT.
La de M. Seguramente una de las mejores  motos para grandes viajes, y con seguridad la mejor de BMW . En mi opinión las modernas K1600GT no la igualan en comodidad. Devora autopistas y autovías sin que piloto y pasajero se fatiguen.  No obstante por su peso, distancia entre ejes no se siente muy cómoda en los numerosos tornatis que nos toco hacer.

R1200GS LC.
La de JJ. Lo último en motor bóxer de BMW, con más potencia, con más bajos…. Una moto muy polivalente, por ello es la más elegida por grandes viajeros. En los Alpes está en su salsa, de ahí la gran cantidad de estas que nos crúzanos o de otras marcas pero con el mismo concepto.  Solo penalizada por su postura y protección en los miles de km de autopista, ya que nuestras agendas laborales y familiares no nos permitían más días para utilizar rutas alternativas.

R1200RT.
La mía, G.  Casi una clásica ya. A medio camino de las otras dos.  Si tienes que hacer autopistas y carreteras reviradas es una buena opción. En autopistas con una LT se irá mas cómodo, especialmente el pasajero,  y en los tornatis la GS es mas ágil. Pero como solo puedes llevar una moto esta es la más equilibrada. Es posible que mis colegas discrepen, pero como la crónica la escribo yo……


Los preparativos:

Aquí haré referencia al material, la ruta está en un apartado posterior.

El hecho de ir sin copiloto facilita mucho el equipaje, todos sabemos que cuando viajamos con una mujer nuestro espacio se reduce a la bolsa sobredeposito y poco más……. No obstante debido a la cambiante meteorología de la zona en esta época el equipo de moto es abultado. Pero hay que intentar resumir, incluso pudimos evitar llevar top-case, con la lógica excepción de la  LT. Unos consejos:
Lo mejor es llevar traje de cordura con forros, estos los vas quitando y poniendo según te lo pida el cuerpo. Además su resistencia a la lluvia moderada es muy buena  y en cuanto cesa con el propio aire se seca rápidamente.

Pero hay que estar preparado para la lluvia, así que equipo de lluvia en el equipaje. Procurar prensarlo bien para que no ocupe mucho espacio . En este viaje he cambiado mi predilección por los monos enteros, son difíciles de poner, incluso si son justos para que no flameen, necesitarás ayuda. Con un equipo de dos piezas en muchas ocasiones si tu moto es carenada puedes solo elegir la parte superior ya que las piernas no están tan expuestas, y en caso de mojarse algo como hemos comentado la cordura seca rápidamente con el aire. Nosotros circulamos durante muchos kilómetros por autopista con lluvia torrencial y con solo la parte superior pudimos viajar sin incomodidades por la humedad. Desaconsejable los cubrebotas, yo los tengo y no los utilizo, incómodos de poner, las botas modernas aguanta mucha agua y no pierdes tacto. No opino así de los cubreguantes (nunca manoplas),  los guantes están muy expuestos al agua y calan rápidamente, debes llevar varios pares de guantes pero aun así la mejor combinación con lluvia es unos guantes de verano muy finos bajo los cubreguantes, para no perder tacto. Con puños calefactables que ya casi equipan todas las motos ruteras no hay problema. 

No se os ocurra estrenar equipo en un largo viaje, todo tiene que estar usado y adaptado a nuestro cuerpo. Unas botas nuevas o casco pueden amargarte el  viaje. Que lo escriba no dice que lo cumpla. Yo llevaba unas botas que para mí eran nuevas, pero  JJ se encargó de hacerles el "rodaje" y dejarlas listas para viajar….Ahhh!! se me olvidaba también las pagó y de primera marca!!!.. …gracias amigo. Ahí me salvé, pero no con el casco que solo tenía unos meses y pocos kilómetros.  Así que mis orejas sufrieron una adaptación exprés, por suerte al segundo día la cosa mejoró. Evitadlo, todo bien usado y adaptado.

Otro equipo muy recomendable es la bolsa sobre deposito, centraliza en ella todo lo que tengas que coger al dejar la moto fuera de tu vigilancia, documentos,  dinero, teléfono, etc . En los peajes agradecerás su accesibilidad. Además yo tengo por costumbre llevar el mapa de la ruta, una impresión del mapa que me proporciona el programa del GPS, pero esto tiene más una función estética, ya que lo que realmente consulto  en lugar de duda son  las indicaciones que hago en el margen inferior con rotulador y letra grande, con el numero de la carretera y en caso de posible duda con la dirección cardinal. No es la primera vez que coges una carretera en sentido contrario.  Programo toda la ruta en GPS pero me tranquiliza comprobar en mis anotaciones que estoy en la ruta correcta, a todos los GPS nos han perdido más de una vez.



Ya he comentado el uso que le doy al GPS, pero últimamente también se ha generalizado el uso de otros equipos electrónicos y de imagen.  Nuestros tres cascos llevan dispositivos intercomunicadores por bluetooth, pues después dedicarles alguna hora y de maldecir al "Sr. Bluetooth" no fuimos capaces de vincularlos, aunque aparentemente son compatibles.  Seguramente con más paciencia y tiempo lo hubiéramos conseguido. Esta ausencia de comunicación y pese a los gritos "hipohuracanados" de M, hacia necesaria más atención a unas mínimas normas para no perder a un integrante del grupo.

En cuanto a la captura de imágenes es evidente que ando desfasado, ya que aunque con accesorios de soporte RAM para una cámara Casio de hace ya muchos años  la vibración de mi boxer  no la absorbe, con la K75 he hecho buenas grabaciones cuando aun no existían las GoPro , incluida una bajada del Stelvio. Habrá que gastarse la pasta si quiero videos, no obstante me gustan más las fotos en las crónicas, estoy harto de horas de asfalto y cielos que no aportan mucho. Al final con las evolucionadas cámaras de los smartphones  hay más que suficiente para hacer un buen reportaje fotográfico.

Otro tema  es la forma de comunicarse con la familia. Contratar una tarifa europea es una buena opción puedes hacerlo a un precio razonable. Pero cuidado con los países en las cuales estas tarifas son aplicable, Suiza no es UUEE, y un descuido en no desconectar datos (como creo que me sucedió) puede costarte bastantes decenas de euros. Hoy en día un smartphone y el wifi de los hoteles es la mejor opción.  

Entre las cosas a tener presente a l preparar el equipaje son las medicinas si las tomas. El comentario viene al caso de que uno de los componente estaba en un tratamiento, olvidó las medicinas. Eso nos llevo a un periplo de búsqueda de farmacias, que a decir verdad al final resultó hasta entretenido ya que nos adentramos en algunas pequeñas poblaciones y nos relacionamos  con sus habitantes  y farmacéuticas provocando alguna situación cómica dada la naturaleza del medicamente buscado, lo que dejo en incógnita, pero seguro que la sagaz imaginación del lector completará. Lo cierto es que los medicamentos no son los mismos en diferentes países, así que mejor llevarlos de casa.   

Circulando, las normas:

La mayoría de mis viajes han sido en solitario, ahora al afronta rutas con compañeros hay que pactar una serie de normas para poder mantener el grupo unido y a ser posible con consenso. La figura del roadlider  es imprescindible, es inimaginable tomar las decisiones de forma asamblearia, máxime cuando alguna de estas se toman sobre la moto sin posibilidad de consulta. A pesar de intentar tener mano izquierda es casi inevitable algunos momentos de tensión, por definición los motoristas son individualistas. Para ello unos consejos:

Los días de traslado a destino y origen son de más 1.000 km , en estos programamos una parada entre repostaje y repostaje, dada la menor autonomía de la GS, y la prudencia de su piloto,  que marcaba el límite en no más de 350 km, lo que impone una parada breve cada 175/180 km, a los mas "duros" os parecerá poco, pero el cansancio es acumulable y solo en las primeras etapas de la mañana es recomendable hacer alguna tirada más larga, pero después te descompensas con los repostajes y al  final haces las misma pero mal repartidas. Las paradas son breves, la de no repostar estirar las piernas y poco más. Ir al lavabo y comidas en las de repostar, tienes que entrar en un área con servicios , comidas ligeras y frecuentes, olvídate de "enmesarte"  y comer dos platos y postre, después lo pagarás encima de la moto. Tiene que imperar la tolerancia y ajustarse a lo que encuentras.

Es importante no perder el contacto visual entre el grupo para evitar pérdidas, especialmente básico  por la noche ya que por los retrovisores solo se apreciará un punto luminoso y si no estás bastante cerca será imposible identificar al que te sigue.  Los peajes es un punto de riesgo, mi idea era no parar y reducir la velocidad hasta reagruparnos, pero esto se mostró ineficiente, ya que en una ocasión uno de los componentes paso por una barrera muy rápida, yo creía tenerlo detrás y estaba delante, además puede haber un desvío muy cercano a la salida del peaje y no daría tiempo a reagruparnos. Así que las sugerencias de mis compañeros fueron más acertadas. Todos pasábamos por la misma barrera y esperábamos dentro del carril un poco más adelantados, no obstaculizamos el paso a nadie y quedamos agrupados. En el caso de no ser posible , por presencia de policía por ejemplo, el roadlider debe detenerse a esperar en el primer punto que pueda con visibilidad para el resto.

Solos nos perdimos una vez. Después de la única "averia" de todo el viaje , se fundió una lámpara de mi RT, en cambiarla perdimos algo de tiempo. En las inmediaciones de Milán nada más salir de un peaje nos pilló un atasco monumental. Dada la estrechez de los carriles y la ausencia de arcén en algunos tramos tuvimos que soportar estar embutidos entre coches y camiones.   En cuando podíamos avanzamos sorteando grandes camiones.  M, que era quien cerraba la expedición, en algún momento quedó cortado u oculto por algún camión. Cuando el trafico de hizo más fluido disminuimos la marcha esperando que nos alcanzara, pero como se acercaba la salida que debíamos tomar  decidimos parar en el arcén. Suerte de los bluetooth en este caso, ya que vía llamada telefónica nos pusimos en contacto y después de unas dudas sobre si estaba más adelantado o más atrasado pudimos reagruparnos.

Hasta aquí las normas para circular por autopista, donde si el grupo se dispersa es muy costoso en tiempo y en kilómetros reagruparse.   Pero en carretera y más si vas a hacer curvas para disfrutarlas mi recomendación es que cada cual las haga a su ritmo, y no solo por el placer, incluso por seguridad, en tu ritmo ideal vas más concentrado y evitas estar pendiente de los retrovisores que por otra parte en zonas revisadas tiene poco campo.  Ni aprietas a nadie ni nadie te aprieta. En los desvíos  reagrupación. El roadlider o es el más rápido o se le da distancia para que puede detenerse en la próxima bifurcación. 

Presupuesto:

No soy un obsesionado de las cifras, lo mismo son 489 km que  512…., para mi 500 y ya está.
Pues para los presupuesto lo mismo…, uno puede tomar un café más que otro…., así que solo  son una referencia.

En combustible el cálculo es rápido nuestra maquinas gastan en torno  a 5 litros los cien y hemos hecho 3.000 km, 150 litros a 1,5 € de promedio, más o menos ese era el precio. Así que  225 €, pero por si acaso y para redondear 250 €. En mi caso mi bóxer es de los 98 octanos, y aquí no se va a polemizar sobre el tema…, eso en el foro.  

Peajes. Este era un apartado que años atrás no era significativo, pero me he asombrado de la cantidad que hay y lo caros que son. Como ejemplo pasamos un túnel de unos 13 km que costó 28 € !!.  M contabilizó los peajes en aprox 175 €,  pero es posible que se dejará alguno, también depende de la ruta que hagas, pero por ese principio de prudencia contabilizamos 200 €.

Hoteles. En los buscadores de Internet puedes encontrar buenas ofertas, también depende de los lujos que quieras.  Nosotros buscamos una opción intermedia, ni un albergue, ni un hotel de lujo. Eso si habitaciones individuales que ya tenemos una edad y nuestras manías, se trata de descansar bien después de largas jornadas.  Por tres noches y tres habitaciones pagamos 450 €. lo cual es 150 € por persona…., principio de prudencia 200 €.

Y como que no apunto milimétricamente todo, el gasto de comidas y varios es el que es más imaginativo, pero pensando que no hicimos grandes comidas, comíamos sobre la marcha y lo que encontrábamos, comidas ligeras y varias, algún bocadillo, alguna café con pasta ect. Solo las cenas las hicimos en el hotel "enmesados" y estas rondaban los 15 € por cabeza, y el desayuno incluido en hotel. Creo que con estas mas el resto del día difícilmente llegaremos a 50 € día, pero eso  es lo que contaremos. Así que por cuatro días 200 €.

Total:
250€ Gasolina
200 € Peajes
200 € Hotel
200 € Comidas.

Así que en total 850 €….., y si aplicamos posibles desviaciones contar como máximo 1.000 €. Por un paseo por las nubes, pensad que  estos están muy bien gastados y con toda seguridad ahorrarás en médicos y medicinas todo el cuerpo se resetea y todo fluye mejor…..
No lo penséis, que no sea el dinero lo que os frene….





La ruta:

Solo disponíamos de cuatro días. Dos de ellos para desplazarnos, un poco mas de 1.000 km por día desde Barcelona. Hubiera sido mucho mejor haber utilizado el ferry que va hasta Génova, tal y como hice en mi anterior visita a Los Alpes, en mi K75, pero no había salidas los días que teníamos programados. Una lástima  ya que la utopista es un fuente de desgaste mecánico, físico y de aburrimiento innecesario. 

No obstante dentro de las pocas posibilidades elegí dos rutas distintas, para ir por el norte pasando por Grenoble , y la volver por la costa azul.
En lugar de hacer una ruta continua decidimos establecer un hotel como base y desde ahí hacer dos rutas una hacía el Oeste y otra hacía el Este. Esto es mas cómodo no tienes que arrastrar todo el equipaje por los puertos, ni tener que buscar la ubicación de hotel, el cheking, deshacer y hacer equipaje cada día.
En punto elegido fue Verceia en el extremo norte del lago de Como, en Italia, que en principio auguraba mejores precios y en Euros, además de comida mediterránea.

La ruta Este comprendía  los siguiente puertos:
Gavia Pass
Pas de l'Stelvio
Maloja Pass
Splügen Pass
San Bernardino Pass

Y la Oeste:
Oberalppass
Furka Pass
Grimsel Pass
Nufenenpass
St Gotthard Pass

¡¡¡No está mal ehhh!!!. Unos 500 km por día.
En principio este era el orden de los días pero por motivos climatológicos cambiamos, ya que  no podíamos permitir pasar el Stelvio con mal tiempo. Al final y contra pronóstico casi no nos llovió nada, solo el día de la vuelta muy intensamente entre Milán y cerca de Génova, pero ya estábamos de vuelta……..

Los puertos:

Cada noche tomaba notas sobre lo recorrido, pero a veces es difícil recordar cada uno de los puertos, se te mezclan los recuerdos y las imágenes, y más ahora que ha pasado una semana. Voy a intentar una pequeña reseña de cada uno por si te puede orientar. No obstante esto de los puertos es como los clores, y también depende mucho de las condiciones que te encuentres.
Tened presente que todas las subidas las hacemos por la cara Sur o Este y el descenso por el Norte u Oeste.

Oberalppass


Desde nuestro hotel hasta la ascensión de este primer puerto  hicimos casi 80 km, algunos aburridos pero conforme nos acercábamos los paisajes mejoraban mucho. A pocos kilómetros del pie del puerto se cerró el cielo y la niebla bajó, las primeras gotas empezaban a arreciar. Decidimos parar y equiparnos con ropa de lluvia, y……. ¡¡pues si!!,  en cuanto recorremos unos pocos  no kilómetros yo diría que metros, entramos en un túnel y al cambiar de vertiente la lluvia desaparece y va mejorando el tiempo.  Si quieres disfrutar de las curvas lo peor es ir enfundado en plástico. Así que volvemos a parar y nos liberamos de ellos.

En Suiza el asfalto y el mantenimiento de las carreteras es mejor que en Italia y salvo algunos tramos muy sometidos a duras inclemencias, en general se disfruta en sus carreteras.
La subida en cuanto me deshice de dos autobuses la recuerdo muy agradable con tornatis amplios y no muy ratoneros.  La cima es una gran explanada sin mucho atractivo con algunos edificios , hotele , restaurante.  La bajada me pareció más aburrida, pero al llegar al valle te encuentras con Andermatt una preciosa población como sacada de un cuento,  pasamos por el centro de está, empedrado con casitas de madera de colores vivos y grandes banderas que colgaban de sus fachadas…, imprescindible.

Furka Pass


Pese a que he leído a alguien que es  un puerto muy interesante la verdad es que es de los que guardo poco recuerdo, la niebla hace que casi lo pasemos de largo. Recuerdo una subida no muy ancha ni muy buen asalto. El descenso aparentemente parecía mas motivador, pero una muy espesa niebla hizo que trascurriera más pendiente de que alguna de esas sobras y objetos fantasmagóricos  que creía ver no se transformaran en un vehículo real  en medio de mi trayectoria. Un suplicio.

Pero está en la ruta de los grandes puertos y hay que hacerlo. Siempre será una buena excusa para  volver.

Grimsel Pass 


Este lo colocaré dentro de mis favoritos.  Era de esos que debíamos hacer y deshacer, para recuperar la ruta prevista. Fue un acierto. La subida es impresionante, sus primeros tornatis son estructuras de hormigón cual puentes que dejan la curva como colgada del cielo. Mucho transito pero asfalto bueno y ancho que permitía avanzar los vehículos más lentos. Atención especial a las juntas de dilatación de esos puentes/curvas, ya que son unas bandas metálicas de considerable anchura y permanentemente húmedas.

Al llegar a la cima tienes la agradable visión de esa mítica moto y moteros de hierro oxidado que tantas veces has visto en foros y crónicas sobre los Alpes. La sorpresa  fue vernos allí totalmente solos, recuerdo haber leído que se hacen colas para fotografiarse en este hito del motociclismo.
Aunque debíamos volver por el mismo camino, había previsto bajar unos kilómetros por la vertiente norte, que también tendríamos que deshacer, ya que en el google maps se veían unos interesantes tornatis que no quería dejar pasar. Mis compañeros no parecían entusiasmados, pero pronto agradecerían mi idea.  Nada más empezar a bajar por una muy buena carretera con tornatis amplios para lo que se estila por la zona, tenemos una visión impactante, dos lagos en escalera fruto de dos presas con sus aguas de un sorprendente color verde pastel. No pudimos resistir parar en el primer lugar posible para sacar rápidamente fotografías, que no hacen honor a la impresión que produce verlos en directo.  Además el sol  brillaba cómo hasta ahora no la había hecho en todo el día. Un momento mágico.

La vuelta a la ruta principal muy agradable por la carretera y el ánimo alto por haber visitado uno de los mejores lugares de los Alpes.

Imprescindible, anotadlo en vuestras destinos pendientes.

Ya en valle el paisaje es de postal, parece un maqueta de trenes, estos los ves circular por parados de verde intenso con vacas pastando, salpicado de casas de estilo tirolés con balcones atestados de flores de colores vivos.  El tiempo era soleado….., no quería que este día acabase nunca!!
Pero en los Alpes el tiempo es muy cambiante….

Nufenenpass 


¡¡Invisible !!! niebla cerrada, hasta para la foto testigo tuvimos problemas, esperamos un claro en la niebla para poderla hacer.

Otro motivo más para volver.

St Gotthard Pass 


Pese a que la espesura de la niebla descendió algún grado, nos costó encontrar  este mítico lugar.  El GPS se empeñaba en meternos por un camino asfaltado pero estrechísimo, antes de entrar en un túnel que parecía la ruta normal. Hicimos y deshicimos el largo túnel dos veces, ya que ni las indicaciones del GPS ni las físicas en la carretera parecía claras o de confianza.  Al final resulta que tanto a un lado del túnel como al otro estábamos a escasos metros del puerto, que no se encuentra en la carretera moderna, si no que hay tomar un pequeño desvió para acceder a la explanada en la que aparece el lago con los edificios de hotel, restaurantes etc.

Ya en casa y repasando mis mapas caigo en que diseñé la ruta evitando el túnel para coger unos atractivos tornatis que  pasaban por encima de este y que de haber tenido más visibilidad no habría dudado en abordar, en algunas imágenes he visto que eran de pavimento de adoquines . Lástima la próxima…….

Gavia Pass 


Este es uno de los que hice hace ya algunos años. Me extraña que no es de los que tiene gran fama y sin embargo es imprescindible, especialmente su vertiente Sur, por la que subimos . Es diferente a todos, tiene una ascensión estrechísima en la que de topar con algún coche debes maniobrar. Los primero kilómetros de tornatis discurren ente abetos y vegetación muy abundante, a medida que vas ascendiendo esta va desapareciendo al igual que el asfalto va empeorando hasta parecer una sucesión de baches y parches. Coincidimos con una concentración ciclista que se celebraba en la cumbre con lo que toda la ascensión fue un continuo de adelantar ciclistas para complicar más esta.

La bajada mucho más ancha y menos escarpada pero el asfalto en los primeros kilómetros lleno de baches. Este junto con el Stevlio son los únicos puertos italianos de nuestra ruta y como he comentado anteriormente el mantenimiento  de la carreteras no es como el suizo.


 Stelvio



Qué decir del Stelvio.  En Europa junto a Cabo Norte es unos de los hitos imprescindibles en un pasaporte motero. Acumulo dos sellos y a bien seguro que no será el ultimo.
El tiempo estuvo de nuestro lado, sol radiante, nada de niebla ni lluvia. Elegimos bien al aplazar un día la visita.

La primera vez que asciendes por la cara Sur quedas impresionado por los continuos tornatis, y el ambiente que en ellos se respira, motos de toda índole, ciclistas, coches de época, turistas con sus motorhome, alguno de los cuales quedó atrapado en un túnel, etc.  Pero lo queda aun es más impresionante: la multitud de gente  en la cima, parece una feria, el parking abarrotado de motos de multitud de nacionalidades, y sobretodo el  descenso …..esto hay que vivirlo!!

Con buen clima y sol brillante decidimos comer una de las típicas salchichas que venden en los kioscos de la cima y después tomar café un una terraza elevada desde la que contemplas todo el ir y venir de los que disfrutan de haber cumplido un sueño. Momento zen de compañerismo motero. 




Y el descenso!!……, es la imagen que todos tenemos, un sucesión interminables de tornatis, solo los primeros tienen un asfalto mejorable. Desciendes entre los muros adoquinados y el precipicio, uno, otro, y otro más, a cual más cerrado……

 Pass Fourn y Maloja Pass


El primer puerto no lo habíamos identificado en la confección de la ruta, pese a tener una altura considerable carece de tornatis tanto en la subida con en la bajada, el desnivel se salva por una muy buena carretera de buen asfalto con curvas largas que permiten plegar a velocidad lo cual es de agradecer después de tantos equilibrios en curvas imposibles.

Para llegar al siguiente objetivo debíamos cruzar Saint Mortiz, una visión espectacular a la orilla de una lago con grandes palacios de color apastelado en sus orillas, veleros surcando sus aguas en regatas, vamos todo muy pijo digamos, se nota que en este país hay mucho dinero de todas las procedencias…, pero bonito, bonito és.

Maloja en un principio nos pasó desapercibido, incluso no tenemos foto testigo en su indicador, el caso es que es una población cercana a Saint Moritz que por la calidad de las construcciones diría que es la ciudad dormitorio de los que sirven  a los pudientes habitantes de la ciudad. Llegas a ella sin ascenso aparente, pero es el descenso lo que realmente es impresionante, multitud de tornatis de buen asfalto y en una carretera ancha por la que puedes descender bastante rápido entre bosques frondosos. Lo curioso es que allí arriba había un gran lago…, pero Suiza es así.  


Splügen Pass


Para abordar este puerto la ruta nos acercaba a pocos kilómetros de nuestro hotel base.  En la encrucijada que había que decidir o hacia el norte, a los dos puertos previstos, o al sur hacia el hotel, parlamentamos y aplicando el "yo no obligo a nadie, pero que nadie me obligue", decido continuar , mientras mis compañeros toman la dirección sur. Hay que reconocer que la jornada había sido larga y el acumulado de los dos días anteriores pesaba. Una decisión de este tipo satisfacía a todos.  

No era muy tarde pero empezaba a oscurecer. Al poco de abandonar la población de la encrucijada  encuentro un empinadísimo desnivel  con numerosos tornatis con un asfalto en pésimas condiciones y transito intensísimo. Tengo que reconocer que en ese momento pensé que no había acertado en mi decisión, ya que los primeros kilómetros eran lentísimos era ya de noche y me quedaban más de 150 km de curvas y puertos. Pero si algo tengo es constancia, o cabezonería como piensan muchos, así que apreto los puños y para adelante…

Al poco de pasar la siguiente población desaparece el transito y me quedo solo en un bosque oscuro, el asfalto no mejora. En un punto la ruta se bifurca para acceder al mismo paso fronterizo con Suiza, y claro yo elijo el peor el más largo y tortuoso, lo supuse y además lo certifiqué a la vuelta.  Ya  llegando a la cima hay un presa y un lago, con pequeñas construcciones con luces amarillentas que aumentaban la sensación de tristeza y soledad del paraje. En la cima el paso fronterizo con algún edificio en estado de abandono y algunas indicaciones de restos de bunkers y edificaciones de la segunda guerra mundial que sería especialmente cruenta en es tos parajes por el clima y por la situación estratégica.

Ya en Suiza el descenso también plagado de tornatis , pero como viene siendo habitual mejor asfalto. Sigo solo en la oscuridad…..


San Bernardino Pass.


El ascenso según mi ruta debería empezar en el centro urbano de Splügen, deambulo por la calles solitarias de esta pequeña población junto a una estación de skí. El GPS me lleva a una carretera muy solitaria y allí se vuelve loco. Paro consulto mis mapas en la más absoluta oscuridad y soledad, decido volver  a la población. Allí resuelvo abordar el puerto por su cara Oeste en lugar de por la Este, esto me va privar de una zona de tornatis que prometía, pero ya es muy tarde, empieza a bajar la temperatura y siento frio. Para llegar a la cara Oeste debo pasar por un largo y moderno túnel, dentro del cual creo que me ha alcanzado el destello del flash de un rádar….., ya veremos si llega multa.

Por fin encaro los tornatis que me llevaran a la cima, entre la niebla que empieza a bajar sale algún animal de pequeño tamaño que se cruza en mi camino pero yo ya solo pienso en llegar…Por fin!! diviso el indicativo, el lago y una pequeña edificación de hostelería ya cerrada al público, la zona esta alumbrada con una tenue luz que combinada con la niebla da al lugar un color azulado fantasmagórico.

El descenso y la vuelta al hotel por el mismo camino, lo cual quiere decir volver a pasar por Splügen Pass y sus terroríficas carreteras. Estoy contento de haber cumplido el plan, pero en grupo este último tramo hubiera sido complicado hacerlo, además con toda seguridad hubiera perdido amigos…..

Conclusión :

Ya han pasado más de quince días desde que regresé y aun muchas noches sueño con estar surcando esas carreteras. Y en los momentos más estresantes de mi trabajo hago una pausa cierro los ojos y rememoro los tornatis, los cielos, los prados, ….
No lo pienses date una vuelta por Los Alpes tu salud lo agradecerá, eso si prepárate porque  es adictivo…, ya estoy pensando en volver.